top of page
Buscar
  • Foto del escritorVictoria Albo

PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO ¿CÓMO CUMPLIRLOS?


Con la llegada del nuevo año, solemos replantearnos dónde estamos, si nos gusta ese lugar, si nos llena...y, a menudo, tendemos a querer cambiar algo. Es en ese momento donde nos proponemos distintos objetivos a lograr en este nuevo año para que ocurra ese cambio.


No obstante, a medida que pasan los días desde que nos hemos marcado los nuevos propósitos tendemos a abandonarlos. De esta manera, año tras año volvemos a proponernos lo mismo. Pero, y entonces, ¿qué hacemos para poder cumplirlos de verdad?


Primero. Márcate objetivos realistas.

Los objetivos realistas son aquellos que sabemos que podemos conseguir y que no nos supondrán un esfuerzo tan grande que nos veremos obligados a abandonar en el camino.

Para poder establecer objetivos realistas es importante ajustar nuestras expectativas. Por ejemplo: no practico ejercicio y me propongo practicar ejercicio 2 horas todos los días de la semana. Este objetivo no se ajusta a mi realidad (no realizar ejercicio). Por ello, es importante, ser consciente la realidad que tengo y poner un objetivo que sí pueda lograr.

Segundo. Proponte objetivos concretos.

Plantéate objetivos que no sean generales, es decir, intenta concretarlos para que puedas ir consiguiéndolos en tu día a día.

Por ejemplo:

-Objetivo general: hacer ejercicio este año.

-Objetivo concreto: hacer ejercicio al menos dos veces por semana.

Establecer objetivos generales dificulta que poco a poco vayamos logrando lo que nos hemos propuesto y, como consecuencia, nos encontremos desmotivados.

Tercero. Piensa y organiza cómo vas a alcanzar tus objetivos.

¿Qué pasos tienes que dar para lograrlos?, ¿Cómo te vas a organizar en tu día a día? Te invito a que cojas una agenda y un boli y !te pongas manos a la obra!

Cuarto. Visualizado como un proceso.

Todo proceso conlleva tiempo por lo que no esperes nada de inmediato, tómatelo como un camino a recorrer. Visualizarlo de forma impaciente tan solo hará que te sientas frustrado, desmotivado y que abandones el camino.

Sexto. No pasar de cero a cien.

Relacionado con lo anterior, es fundamental, encontrar un equilibrio entre el todo-nada.

Por ejemplo: pasar de nunca realizar ejercicio a proponerte realizar ejercicio 2 horas todos los días de la semana.

Séptimo. ¡Disfruta del camino!


¡Espero que os puedan ayudar estas ideas y que os acerquen un poquito más a cumplir aquello que os propongáis!




29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page